‘Estado de sitio’ (1998): el cine como premonición

Facebooktwitterlinkedin

Aunque no sería lo deseable, lo cierto es que los últimos acontecimientos mundiales, y en especial los cruentos atentados de París, han puesto de total relevancia un film que siempre aprecié pero que ahora cobra más relevancia que nunca. Si nos dijesen que ‘Estado de sitio’ (Edward Zwick. ‘Leyendas de pasión’, ‘El último samurai’, ‘Diamante de sangre’) es de 2015 sería facil creerlo. Pero lo más curioso es que se estrenó en 1998, incluso tres años antes del atentado de las Torres Gemelas.

The Siege 3

En un principio, la trama sobre una célula islamista está lanzando ataques terroristas en Nueva York ya sonaba extrañamente familiar en 2001, ya justificaba preguntarse qué información manejaba Lawrence Wright (autor de la historia y coautor del guión junto con el pripio director y Menno Meyjes). Yo me lo sigo preguntando. Pero a la luz del curso que han tomado los acontecimientos hasta el día de hoy, su capacidad premonitoria es espeluznante. Valga un extracto de su sinopsis de venta:

A medida que la persecución del terrorista va haciéndose más angustiosa, las vidas de estos personajes se ven mezcladas en un dilema terrible y aterrador, en una situación que amenaza la misma esencia de una sociedad democrática y las premisas básicas en las que se fundamenta.

Desde la primera escena del secuestro del autobus en Brooklyn, ‘Estado de sitio’ es un tenso y enorme thriller de acción, que más allá de su excelente reparto (que también incluye a una Annette Benning pre-‘American Beauty’ y a Tony Shalhoub), y de un final que está a la altura del resto de la historia, ‘Estado de sitio’ (‘The Siege’), en su substrato temático, lanzaba las mismas preguntas que nos estamos cuestionando 17 años más tarde tras los terribles atentados de París: ¿hay que intentar eliminar la amenaza invisible con la fuerza bruta de la maza a pesar de violar nuestras propios derechos fundamentales, o usar el escalpelo para erradicar la amenaza? ¿Debemos renunciar a nuestras libertades en pos de la seguridad? Incluso la explosión de una bombilla que provocó el pánico en París hace unos días parece sacada de una genial escena de ‘Estado de sitio’.

The Siege 2

El film contiene momentos potentes e impagables, como ese campo de beisbol (o futbol americano, ahora no recuerdo) convertido en campo de concentración de árabes en plena ley marcial aplicada por el militar Deveraux (Bruce Willis), a cuyos expeditivos métodos se enfrenta el agente del FBI Anthony Hubbard (Denzel Washington), empeñado en desarticular la célula por la via policial y democrática. Sorprende su escasa valoración por parte de algunos críticos, sobre todo porque, si hilamos fino, la historia, cuestiones y mensaje que plantea ‘Estado de sitio’ no distan tanto de las que reflejaba, salvando las distancias, ‘Sed de mal’ (Orson Welles, 1958), ambiguo final incluído.

Suficientes elementos como para revisar un film infravalorado y totalmente aconsejable para quienes todavía puedan soportar un poquito de terror yihadista en la ficción. ¿Porque… hay mejor película que aquella que nos hace reflexionar sobre nosotros mismos, sea como personas o como sociedad?

Deixa un comentari