“Nader y Simin, una separación” (2011): cine iraní de aquí al lado

Facebooktwitterlinkedin

Cinta iraní ganadora del Oscar al mejor film de habla no inglesa en 2011, había leído críticas muy buenas acerca de ella, y lo cierto es que no me defraudó.

nader-y-simin-una-separacion

No os asustéis: a pesar de su nacionalidad, no estamos ni ante un film de militancia social ni política, ni ante un complejo cine de autor, ni ante una historia indescifráblemente local. Podría parecer que un film iraní sería potencialmente indigesto para el espectador medio, pero éste no lo es más que un kebab (o kebap) para un occidental. El guión es bastante académico y la historia, universal: Simin y Nader son un matrimonio con una hija en común. Simin (ella) quiere aprovechar que le han concedido el visado para abandonar Irán, pero choca con la obstinación de Nader (él) en quedarse para cuidar de su padre, enfermo de Alzheimer. Simin quiere divorciarse, pero Nader no quiere que se lleve a su hija con ella.

Ante la insostenible situación, ella se muda a vivir con sus padres, y él debe contratar a una mujer para cuidar de su padre mientras él trabaja. Y así es como el conflicto entra en casa de Nader, un conflicto que acabará salpicando la ya deteriorada relación entre él y su mujer, y por extensión a la hija de ambos, y que implicará también a la cuidadora y a su violento marido.

Nader y Simin una separación Ashgar Farhadi

El film de Asghar Farhadi (autor también del guión) plantea un conflicto a muchas bandas. Me ha recordado a ‘Casa de Arena y niebla’ (Vadim Perelman, 2003), cuyo motor también era el conflicto personal, el choque de intereses, la escalada violenta entre personajes esencialmente buenos pero enfrentados por la cuestión dramática. Si en aquella, dicha cuestión era meramente económica (aunque subyacían otros factores), en este caso se trata de algo más personal, más visceral: el marido de la mujer que Nader contrata para cuidar a su padre está convencido de que Nader es el culpable del aborto de su mujer al haberla agredido. Es este uno de esos films en los que el ‘centro del mal’ no es fácilmente identificable, ya que surge de una situación envenenada, que se va envenenando más a cada escena, a causa de los motivos y reacciones de cada personaje, de su subjetividad, que los lleva a enfrentarse para defender lo que consideran suyo. Unos, su honra, otros, su verdad. Todos, su justicia.

Ashgar Farhadi Nader y simín una separación

La realización de Farhadi es fluida, y hay que destacar la naturalidad de los actores. Todos están excepcionales, sobre todo Peyman Moaadi como Nader, un auténtico ‘santo job’, un buen padre que soporta todo tipo de situaciones injustas, de acusaciones e insultos con tal de defender su verdad, su inocencia más allá de interpretaciones legales. Nader es uno de los personajes más dignos, nobles y a la vez más humanos que recuerdo últimamente. Difícil no empatizar con él, a pesar de cierta ‘pachorra’ que a veces llega a ser algo desesperante.

Nader y Simín una separación Ashgar Farhadi

Totalmente recomendable. Un film poliédrico en el que la separación del título genera un efecto dominó cuyas consecuencias van más allá del conflicto de pareja y las consecuencias sobre los hijos, sino que se reflejan también en el choque con el vecino. El plano final es una dolorosa delicia. Nos deja sin saber, pero, ¿qué mas da? El conflicto ya ha sido planteado y desarrollado en toda su extensión.

One Comment
  1. Pingback: Cine de Padres, padres de Cine

Deixa un comentari